3/12/14

Reseña: La Tregua, Mario Benedetti



Nombre: La tregua
Autor: Mario Benedetti
Nº de páginas: 248

Sinopsis: Publicada en 1960, LA TREGUA es la obra de Mario Benedetti que ha alcanzado mayor éxito de público. La cotidianidad gris y rutinaria, marcada por la frustración y la ausencia de perspectivas de la clase media urbana, impregna las páginas de esta novela, que, adoptando la forma de un diario personal, relata un breve periodo de la vida de un empleado viudo, próximo a la jubilación, cuya existencia se divide entre la oficina, la casa, el café y una precaria vida familiar dominada por una difícil relación con unos hijos ya adultos. Una inesperada relación amorosa, que parece ofrecer al protagonista un horizonte de liberación y felicidad personal, queda trágicamente interrumpida y será tan sólo un inciso –una tregua– en su lucha cotidiana contra el tedio, la soledad y el paso implacable del tiempo.



Esta historia nos relata la vida de Martín Santomé, un oficinista de Montevideo a punto de jubilarse, el personaje principal nos da una mirada a su vida a través de su diario y se expresa como un hombre retraído, triste, pensativo, anclado a la rutina y que se plantea mucho sobre el sentido de la vida. 
Santomé es un ser indeciso, sin ambiciones, incapaz de disfrutar de su vida por sus propios miedos, dudas y angustias cotidianas. Su vida da un giro tremendo y encuentra el amor al lado de Laura Avellaneda, su ayudante de trabajo, muchos años menor que él.

A lo largo de la novela, acompañamos al protagonista en su diario, conociendo sus anhelos, pensamientos, deseos y más que todo sus inquietudes sobre los diversos temas que se planteó, como el amor, la existencia de Dios, la corrupción política y administrativa, y obviamente, la preocupación hacia la pasividad, la resignación y la falta de pasión. 


Primero que todo debo decir que el ver el cambio del personaje principal cuando aparece Laura a su vida es muy interesante. Martín nos expresa en su diario su poco interés por esta vida monótona que vivía, pero al aparecer esta mujer a su vida le devuelve el sentido, las ganas de vivir y de amar y es maravilloso ser testigo de como esa gris cotidianidad que llevaba se vio iluminada por la esperanza del amor. 

Esta escrito de una forma muy ágil, perfectamente narrado, es corto, profundo, sencillo y lo que se narra llega al alma de las personas que lo leen, es una historia bastante sencilla pero muy profunda.


En cuanto a la estructura de la novela es bastante interesante que tenga forma de diario ya que el tiempo es la clave de esta obra. En su diario el protagonista escribe en primera persona sus vivencias, sus pensamientos, sus anhelos… por lo que hace que el lector pueda conocer a profundidad el personaje e incluso sentirse algo identificado con algunos de sus sentimientos y emociones. La trama queda bastante fragmentada en espacios de tiempo que son los días con su fecha y esto permite tener el hilo del orden cronológico de la historia. 

Los espacios donde se desarrolla la historia es muy característica ya que siempre es lo mismo: la oficina, la casa, la cafetería… Y esto enfatiza en la novela el fatalismo y conformismo encarnado por el protagonista por su resignada vida monótona.

Hay que tener en cuenta también que Benedetti fue un poeta por lo que algunos diálogos, expresiones, frases... están cargados de mucho sentimiento que marcan al lector, o por lo menos a mí me gustaron bastante y dejé anotadas por ahí varias frases para que no se me pierdan. 

El amor entre Santomé y Avellaneda es muy maduro y ciertas veces me parecía demasiado formal, sin embargo me ha encantado el desarrollo de la historia y mas que todo del personaje. 

Me ha llamado mucho la atención esa preocupación de Martín por estar enamorándose de una mujer que tiene la edad de sus hijos y la manera como ellos tomarán esto porque nos da una visión de esa realidad de que muchas veces nos hundimos en nuestro propio miedo por la preocupación al que dirán, que pensaran, etc. Y dejamos ir muchas cosas a causa de ello. 

Estoy segura que es un libro con el que todos nos podemos relacionar e identificar en algún momento porque expresa perfectamente todos esos sentimientos mundanos que atravesamos día a día.

El final fue épico, no me lo esperaba pero sinceramente me gustó bastante porque nos enseña también que no hay felicidad absoluta, que hay que vivir el presente porque la vida solo nos da treguas de felicidad.

PUNTUACIÓN


5 - Estupendo




  • “Se acercó y me dio la mano. De todas aquellas manos, la suya era la única que transmitía la vida” 
  • “.. me atrae, me alegra absurdamente el corazón, me conquista ..” 
  • “Es curioso cómo a veces se puede llegar a ser tan inocentemente cruel” 
  • “Posiblemente me quisiera, vaya uno a saberlo, pero lo cierto es que tenía una habilidad especial para herirme.” 
  • "¿Estaré reseco? Sentimentalmente digo." 
  • "Ella me daba la mano y no hacía falta más. Me alcanzaba para sentir que era bien acogido. Más que besarla, más que acostarnos juntos, más que ninguna otra cosa, ella me daba la mano y eso era amor.” 
  • “Tengo la horrible sensación de que pasa el tiempo y no hago nada y nada acontece, y nada me conmueve hasta la raíz” 
  • “Así estamos, cada uno en su orilla, sin odiarnos, sin amarnos, ajenos.” 
  • "¿Usted ha pensado alguna vez en el suicidio? Yo sí. Pero nunca podré. Y eso también es una carencia. Porque yo tengo todo el cuadro mentar y moral de suicida, menos la fuerza que se precisa para meterse un tiro en la sien.”

4 comentarios:

  1. Hola, Isabel. Estoy aquí como prometí tiempo atrás; nuevamente en un libro en el que coincidimos y creo que el último porque tus gustos literarios son raros Jeje

    Isabel, coincidencia que te llames igual que aquella mujer de piernas perfectas, nerviosa y cambiante de ánimos que un día enamoró a nuestro protagonista, Martín Santomé.

    ¿Qué puedo decirte del libro? Pues, primero quiero comenzar diciéndote que jamás había creído en libros en forma de darios. El Diario de Ana Frank es un claro ejemplo. Jamás me sentí atraído por un libro en el que un solo personaje contara su vida, sus pensamientos, sus anhelos y sus frustraciones; pero La obra de Mario Benedetti me ha abierto la mente.

    Aunque no lo considero un libro tan brillante, ha sido un libro que se deja leer, con una historia bastante conmovedora y que le toca el corazón a los lectores que se sientan identificado. Porque parte de su frustración y falta de ambición por la vida; su pasividad y su actitud triste y retraída, proviene de su difícil viudez y la de tener que lidiar toda una vida con tres hijos, completamente solo. Puede suceder en cualquier situación de la vida, como perder a tus padres a temprana edad y quedar huérfano, desamparado y a merced de esta cruel humanidad; a perder un hijo o finalmente a quedar viudo como le ha ocurrido a nuestro desgraciado amigo, Martín Santomé.

    Hay cosas bastante gratas que me he encontrado y he concluído del diario de Santomé, y es que hay que aplaudirle el hecho de haber salido adelante con sus tres hijos, haberlos sabido educar y preparar para un determinado futuro, aunque conllevase el hecho de no poder sustituir a la madre de Esteban, Blanca y Jaime, tal y como éste último se lo exigió :«Vos vas a ser mi madre, y si no te mato».

    A pesar de tener unos hijos conflictivos en cierta parte, creo que la situación familiar no era tan crítica; Creo que hasta muchas familias se llevan peor de lo que se podían llevar Santomé y sus tres hijos.

    Su relación con Avellaneda tengo que expresarte mi opinión ( Ja,ja,ja) Esa relación la vi bastante ficticia, una historia realmente que podemos encontrar en historietas y libros; no en la vida real misma. No en esta sociedad podrida. ¿Cómo una niña de 20 años o no sé cuántos tenía Avellaneda, podría enamorarse de un hombre cincuentón, apagado, monótono, aburrido y físicamente no agraciado? Eso solo puede ocurrir en la mente de un poeta.

    Sin más que agregar, tengo que decirte que el inesperado suceso de Avellaneda me sorprendió , en verdad no pensé que cuando leí el 23 de septiembre el «Dios mío. Dios mío. Dios mío. Dios mío» Tuviese que ver con ese desenlace. En realidad me imaginé que los Padres de Avellaneda descubrieron ese amorío y en un intento de superioridad moral, o lo que sea, la sacaron del país. Pero vaya que fuerte.

    Hay algunos pensamientos de Santomé que me encantaron. Aquí van:

    1-Miércoles 3 de Julio: «En las oficinas no hay amigos; hay tipos que se ven todos los días, que rabian juntos o separados, que hacen chistes y se los festejan, que se intercambian sus quejas y se transmiten sus rencores, que murmuran del Directorio en general y que adulan a cada director en particular. Esto se llama convivencia, pero solo por espejismo la convivencia puede llegar a parecerse a la amistad».

    2-«A mí me cuesta ser cariñoso, inclusive en la vida amorosa. Siempre doy menos de lo que tengo. Mi estilo de querer es ése, un poco reticente, reservado el máximo solo para las grandes ocasiones»

    3- «No sé qué tendrá mi cara que siempre invita a la confidencia. Me miran, me sonríen, algunos llegan hasta a haceer la mueca que precede al sollozo; después se dedican a abrir su corazón. Y, francamente, hay corazones que no me atraen. Es increíble la cómoda impundicia, el tono de misterio con que algunos tipos secretean de sí mismos».

    4- "Avellaneda y yo"

    5- «Así estamos, cada uno en su orilla, sin odiarnos, sin amarnos, ajenos».


    ResponderEliminar
  2. Para concluir: Me ha encantado tu fabulosa interpretación y resumen del libro, a pesar de que me dijiste en twitter que no me hiciera ilusiones porque este libro lo habías leído hace mucho tiempo; pues déjame decirte que estoy gratamente asombrado. Eres genial, Un saludo Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis gustos literarios no son raros jajaja, te explico... desde pequeña mi papá me llevaba a la biblioteca y siempre leí mucho, pero cuando tenía 13 años me enamoré de una saga juvenil y ya la lectura pasó de ser gusto a ser una obsesión, no podía andar sin un libro en la mano, pero ya esa clase de libros no me llenan así que a mis 18 estoy empezando a descubrir otro tipo de libros totalmente diferentes. Por eso acepto recomendaciones literarias.

      Ahora sí... La Tregua. Debo admitir que lo leí hace mucho tiempo por lo que ahora solo tengo una idea vaga de la historia, aunque me gustaría releerlo para ver que nuevas opiniones y emociones me suscita esta obra.
      En el libro tocan un toma muy clave y es la monotonía, que es una uniformidad en la que nadie quiere caer, pero que tristemente es imposible de evitar. Puede que sea muy cierto lo de la relación ficticia entre ambos y cómo Avellaneda podría enamorarse de un hombre como Santomé. Pero recuerdo que lo que me llamó tanto la atención de este libro fue el cambio en el personaje cuando ella entra en su vida y la reflexión final de que no hay felicidad absoluta luego de una tragedia que supongo que nadie se espera.
      Me gustaría responder con más contundencia tu comentario pero la verdad hay muchos detalles de este libro que no recuerdo.
      Y como me acabas de recomendar por twitter El Extranjero, te recomiendo otra novela latinoamericana (porque no solo los ingleses, estadounidenses y franceses tienen buen material literario)... El túnel de Ernesto Sabato. Es de estructura psicológica y relata un crimen pasional,es genial y lleno de muchos elementos existencialistas.
      Muchas gracias por dejar tu opinión, siempre es emocionante cuando me dejan un comentario porque no es como si estuviera hablando sola jaja, saludos!

      Eliminar
  3. Gracias a ti por leerme. Te doy un aporte de La tregua-Benedetti. Algo que escribió tiempo después de terminar el libro y en él relata los últimos pensamientos de Avellaneda antes de morir. Por si lo quieres agregar a tu resumen. Pero es necesario que alertes a los lectores de que es un Spoiler ya que en su "poema" ella habla sobre su muerte.

    "ÚLTIMA NOCIÓN DE LAURA"-Mario Benedetti

    Usted martín santomé no sabe
    cómo querría tener yo ahora
    todo el tiempo del mundo para quererlo
    pero no voy a convocarlo junto a mí
    ya que aún en el caso de que no estuviera
    todavía muriéndome
    entonces moriría
    sólo de aproximarme a su tristeza.

    usted martín santomé no sabe
    cuánto he luchado por seguir viviendo
    cómo he querido vivir para vivirlo
    porque me estoy muriendo santomé

    usted claro no sabe
    ya que nunca lo he dicho
    ni siquiera
    en esas noches en que usted me descubre
    con sus manos incrédulas y libres
    usted no sabe cómo yo valoro
    su sencillo coraje de quererme

    usted martín santomé no sabe
    y sé que no lo sabe
    porque he visto sus ojos
    despejando
    la incógnita del miedo

    no sabe que no es viejo
    que no podría serlo
    en todo caso allá usted con sus años
    yo estoy segura de quererlo así.

    usted martín santomé no sabe
    qué bien, que lindo dice
    avellaneda
    de algún modo ha inventado
    mi nombre con su amor

    usted es la respuesta que yo esperaba
    a una pregunta que nunca he formulado
    usted es mi hombre
    y yo la que abandono
    usted es mi hombre
    y yo la que flaqueo

    usted Martín Santomé no sabe
    al menos no lo sabe en esta espera
    qué triste es ver cerrarse la alegría
    sin previo aviso
    de un brutal portazo

    es raro
    pero siento
    que me voy alejando
    de usted y de mí
    que estábamos tan cerca
    de mí y de usted

    quizá porque vivir es eso
    es estar cerca
    y yo me estoy muriendo
    santomé
    no sabe usted
    qué oscura
    qué lejos
    qué callada
    usted
    martín
    martín cómo era
    los nombres se me caen
    yo misma me estoy cayendo

    usted de todos modos
    no sabe ni imagina
    qué sola va a quedar
    mi muerte
    sin
    su
    vi
    da.



    ResponderEliminar